Inicio / Institucional / Patrimonio / Archivo Histórico de Cancillería

Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo

Miércoles 10 de Octubre de 2018

 

SACERDOTES PARA EL TERCER MUNDO

 

El Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo (MSTM) fue una corriente fundada en 1967 dentro de la Iglesia católica argentina, que intentó articular la idea de renovación de la Iglesia subsiguiente al Concilio Vaticano II con una fuerte participación política y social.1

Este Movimiento criticaba al sistema capitalista y al comunista (en su realización concreta en la Unión Soviética) y sostenía que el Tercer Mundo, comprendido por las naciones de África, Asia y América Latina, debía buscar la realización de un “socialismo original que no esté ligado a fórmulas que nazcan de la experiencia de los países socialistas existentes”.2

Se puede señalar como antecedente inmediato del MSTM el 15 de agosto de 1967, cuando un grupo de 18 obispos pertenecientes a países del Tercer Mundo  (Argentina no estaba representada) realizó  un manifiesto que buscaba  hacer efectivo para sus países el llamado universal de la Populorum Progressio .3

Al recibir este documento en Argentina, un grupo de sacerdotes decidió redactar un texto  de adhesión y hacerlo circular: 270 sacerdotes de diversas diócesis lo firmaron, por lo cual puede considerarse el documento fundador del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo .

En este contexto, se decidió realizar el Primer Encuentro Nacional  en Argentina que durante dos días  (1 y 2 de mayo de 1968), reunió a 21 sacerdotes representantes de los grupos existentes de 13 diócesis.  Aquí se establecieron ciertas líneas generales en común y se decidió enviar una carta a los obispos que se iban a encontrar  en Medellín (para la reunión dela II Conferencia  General del Episcopado Latinoamericano), que fue firmada por 400 sacerdotes argentinos y 500 más de otros países latinoamericanos.

Entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre de 1968, la Conferencia de Medellín redactó un documento en el que se  declaró el compromiso de la Iglesia en la mejora de la situación de los pobres, actuando sobre las situaciones que originaban la miseria.

En el  II Encuentro Nacional que se llevó a cabo del 1 al 3 de mayo de 1969 en Córdoba, se delinearon las líneas fundamentales del Movimiento. Si bien el objetivo primordial estaba claro, la principal controversia versaba sobre la lucha armada y el uso de la violencia. Por un lado estaban aquellos  que rechazaban la vía armada; y por otro, diferentes circunstancias históricas e ideológicas, influyeron en algunos sectores del movimiento  que desarrollaron una justificación teológica de la violencia revolucionaria, vinculándola al tradicional derecho de resistencia contra la opresión.

Estas diferencias llevaron a una ruptura en el Encuentro Nacional de 1973, en que se mostraron irreconciliables estas dos posiciones opuestas. Aunque la acción individual de los sacerdotes continuó, dejaron de presentar un frente organizado. Algunos sacerdotes tercermundistas decidieron participar directamente de  la guerrilla, mientras que otros representantes del movimiento como el padre Carlos Mugica y el padre Carbone, continuaron con su rechazo a la lucha armada.

El Movimiento se disolvió de hecho en 1976, debido al terrorismo de Estado instalado por la dictadura cívico-militar que tomó el poder ese año. Veinte sacerdotes integrantes del MSTM fueron asesinados. El movimiento de curas villeros subsistió y fue reconocido en 2009 con la creación de una Vicaría especial en el arzobispado de Buenos Aires.

 

El documento destacado de este mes, se trata de un folleto titulado “Sacerdotes para el Tercer Mundo”  elaborado por el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, equipo de Buenos Aires, que  fue remitido por la Cancillería a la Embajada en Santa Sede. En este se explica detalladamente  a que se llama Tercer mundo, de que se trata este movimiento, la historia, fundamentación, contexto y acciones a realizar.

 

 

  1. El movimiento renovador dentro de la Iglesia Católica había realizado ciertos cambios importantes, en especial las modificaciones en el culto y en la orientación secular de la iglesia establecidas en el Concilio Vaticano II y las indicaciones sobre el involucramiento  de la Iglesia en la acción social contenidas en la encíclica Populorum Progressio dictada por el papa Pablo VI.

 

  1. Ver documentos destacado.

 

  1. Encíclica de Papa Pablo VI de marzo de ese mismo año, que denuncia que el desequilibrio entre países ricos y pobres es cada vez más profundo; hace una crítica al neocolonialismo y afirma que todos los pueblos tienen derecho al bienestar. Además, hace una dura crítica al capitalismo y al colectivismo marxista.  Algunas de sus ideas generaron controversias, como por ejemplo al derecho de los pueblos a rebelarse incluso con la fuerza contra un régimen opresor.
Documentos relacionados: 
Galería: