Inicio / Institucional / Patrimonio / Archivo Histórico de Cancillería

La vía chilena al socialismo

Jueves 13 de Septiembre de 2018

LA VÍA CHILENA AL SOCIALISMO

Septiembre resultó ser un mes emblemático para la historia de Salvador Allende: el día 4 de 1970 ganaba las elecciones por la Unidad Popular, convirtiéndose en el primer mandatario socialista en ser elegido democráticamente; y el 11 de ese mismo mes, pero tres años más tarde, su gobierno fue derrocado por un golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet.

La Unidad Popular se conformó en 1969 por los siguientes partidos: el Radical, el Socialista, el Comunista, el de Izquierda Radical, el Movimiento de Acción Popular Unitario, y la Acción Popular Independiente, a fin de presentarse en las elecciones de 1970. En contraposición al modelo cubano de lucha armada, sostenían que el tránsito del capitalismo al socialismo debía realizarse mediante la vía democrática y pacífica – lo que se dio a llamar la “vía chilena al socialismo”- .

En este contexto, su programa de gobierno contemplaba como algunas de sus metas principales la nacionalización del cobre (Ley N° 17.450 del 15 de julio de 1971, aprobada por unanimidad en el Congreso Nacional) ; la estatización de las empresas (que al no contar con mayoría parlamentaria, hubo de llevarse a cabo a través de la expropiación de las industrias consideradas estratégicas para la economía y bajo el resguardo legal de un decreto vigente dictado durante la República Socialista de 1932), la estatización de la banca (compra de acciones por parte del gobierno, que permitió controlar casi el 80 por ciento de las industrias y un número importante de bancos); y la profundización de la reforma agraria iniciada por gobiernos previos.

Los problemas económicos como el déficit fiscal por gasto social, inflación, falta de abastecimiento, entre otros; la oposición de varios gremios liderados por la Agrupación de Dueños de Camiones que terminó en un significativo paro nacional; y las contradicciones al interior de la Unidad Popular (los que querían seguir por la vía pacífica y legal y aquellos que querían avanzar de forma más radicalizada) confluyeron creando un ambiente de tensión.

Dado que en las elecciones parlamentarias de marzo de 1973 los partidos de la Unidad Popular, lejos de fracasar, consiguieron aumentar su representación, la opción de un golpe de estado comenzó a consolidarse en la oposición.

Finalmente, el 11 de septiembre de 1973 las fuerzas armadas encabezadas por el general en jefe del ejército Augusto Pinochet, marcaron el fin de la peculiar experiencia socialista en Chile. Su máximo exponente, Salvador Allende, no aceptó la opción de un salvoconducto y se suicidó ese mismo día, durante el asalto que, con motivo de golpe, se hizo al Palacio Presidencial de la Moneda.

Este mes compartimos una nota del 10 de marzo de 1971, enviada por la Embajada de la República Argentina en Chile al Ministro de Relaciones Exteriores argentino Luis María Pablo Pardo, informando acerca de la reunión Pleno del Partido Comunista, a los cuatro meses de su administración , donde se trataron temas como el análisis de la labor del gobierno popular del que formaba parte, las metas fundamentales del comunismo como partido del gobierno y las especulaciones acerca de las elecciones municipales próximas a suceder.

Documentos relacionados: 
Galería: