Se encuentra usted aquí

Documentos Destacados

 

A 90 años de la segunda presidencia de Hipólito Yrigoyen

El 1° de abril de 1928 la fórmula de la Unión Cívica Radical, Hipólito Yrigoyen – Francisco Beiró, triunfó en los comicios presidenciales con más del 60% de los votos. De esta forma, H. Yrigoyen accedía a la presidencia de Argentina por segunda vez.

Su primer mandato transcurrió entre 1916 y 1922, siendo el primer presidente elegido bajo la Ley Sáenz Peña sancionada en 1912 que estableció el sufragio secreto y obligatorio sobre la base de los padrones militares.

Para ese entonces la fisonomía de la sociedad argentina había sufrido cambios profundos iniciados en las últimas décadas del siglo XIX.  La aparición de las primeras industrias,  el desarrollo de las exportaciones agropecuarias y las posibilidades que la educación laica y gratuita ofrecían, promovieron la movilidad social especialmente de la segunda generación de inmigrantes y el surgimiento de un proletariado cada vez más numeroso y organizado. Los partidos conservadores que hasta entonces habían gobernado el país ya no representaban las aspiraciones de estos nuevos sectores. Por otro lado, la aparición de la Unión Cívica en 1890 -en medio de una profunda crisis económica y financiera- fue un síntoma también del agotamiento de las prácticas políticas que hasta entonces predominaban.

Durante el primer gobierno de la Unión Cívica Radical estos cambios condujeron a una agudización de las tensiones sociales. Dos dramáticos episodios conocidos como la Patagonia Rebelde y la Semana Trágica concluyeron con la muerte de cientos de obreros en manos de una dura represión de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, algunas de sus intervenciones en los conflictos laborales fueron calificadas como “paternalistas” por los sectores opositores al gobierno.

 

 

Otro aspecto relevante de su primer mandato fue la política en defensa del patrimonio nacional. Fue así que en 1922 fundó Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) con el fin de explotar las riquezas petroleras del país.

Hipólito Yrigoyen concluyó su mandato en 1922 con un importante prestigio popular. Lo sucedió en el gobierno su Embajador en París, Marcelo T. de Alvear. Durante la presidencia de este último el Partido Radical se dividió entre personalistas (quienes apoyaban el liderazgo de Yrigoyen) y antipersonalistas.  En las elecciones de 1928, los antipersonalistas representados en la fórmula Leopoldo Melo – Vicente Gallo resultaron derrotados.

No obstante, el segundo mandato de Yrigoyen duró sólo dos años. En torno a su figura se había organizado una amplia oposición que tenía entre sus filas parte del ejército; los sectores conservadores; miembros de su propio partido; y una activa prensa opositora. La crisis económica mundial de 1929 contribuyó a su vez a agudizar la crisis económica en Argentina.

El 6 de septiembre de 1930 un Golpe de Estado derrocó al gobierno iniciando una práctica de gobiernos de facto que se repetiría a lo largo del siglo XX.

A 90 años de la segunda elección de Yrigoyen, compartimos con ustedes una nota dirigida al Intendente Municipal de la Capital solicitándole se efectúe el arreglo del Salón Blanco de la Casa de Gobierno para el acto de la Transmisión del Mando Presidencial que tendría lugar el viernes 12 de octubre de 1928. Compartimos también una muestra de la entrada personal para asistir al mencionado acto.

Ambos documentos pertenecen a la sección División de Ceremonial de nuestro Fondo documental.

 


Para ver el documento completo haga click > AQUÍ.